La mejor energía es la que no se consume

Passivhaus o Casa Pasiva

Un edificio pasivo o Passivhaus es una construcción de extrema eficiencia energética que mantiene la poca energía que necesita durante mucho tiempo a modo de un termo. Por otro lado es una construcción que cumple con el consumo planificado en la etapa de diseño del mismo. Ello supone una aumento del confort y un entorno muy saludable.

No es un tipo de diseño arquitectónico, ni una marca registrada. Se trata en realidad de un modo de construir; una serie de normas energéticas que se pueden aplicar a cualquier construcción. El concepto nació a principio de los años 90 de la mano de un grupo de arquitectos alemanes y suecos que pusieron en entredicho sólo la medida del superaislamiento. En España paulatinamente va calando este concepto constructivo y ya hay bastantes ejemplos de casas pasivas en España. El primero de ellos se acabó en 2009, la casa de Moraleda de Zafayona (Granada), la Casa Arias en Roncal (Navarra), la Casa Entreencinas de Villanueva de Prías (Asturias), la casa “El Plantío” (Palencia) y hasta el Palacio de Congresos Europa en Vitoria o la biblioteca de Villamediana de Iregua (La Rioja).

La Plataforma Española Passivhaus (PEP) promueve y difunde las ventajas de las casas con sistemas pasivos de climatización. Este colectivo lucha por difundir que se puede disminuir hasta un 75% el consumo de energía total o primaria y hasta un 90% la reducción en calefacción. Para ello hay que actuar (construir) a partir de cinco conceptos básicos: Aislamiento térmico de suelos, muros y techos, toda la envolvente de la casa debe estar perfectamente aislada. Es decir, que no haya intercambio de calor entre el interior y el exterior. Habrá que tener en cuenta el clima de la zona para calcular el grosor de los materiales aislantes que se utilicen. Cuanto más frío, más cantidad de material aislante.      Ventanas y puertas de altas prestaciones, porque son los huecos naturales de las casas, por donde se suele perder o absorber una gran cantidad de calor. El cristal debe ser doble o triple. La mejor carpintería para el cerramiento, por sus propiedades térmicas y acústicas, es la madera y el PVC.

Eliminar los puentes térmicos, porque son otros generadores de pérdidas de calor que se producen tanto en los ejes y las juntas por donde coinciden dos materiales distintos dejando huecos entre sí. La solución es no interrumpir la capa de aislamiento y, en el caso de que sea inevitable, colocar en esas zonas un aislante térmico adicional.

Los sistemas de ventilación mecánicos con recuperación de calor permiten renovar el aire controlando la entrada y la salida, de tal manera que, si el aire es frío se aprovechará el calor generado por las personas y los aparatos eléctricos de la casa para aumentar su temperatura. Si por el contrario la temperatura exterior es alta, se expulsará el aire viciado refrescando el que entra y viceversa. La inversión energética para lograrlo es muy baja.

El entorno tiene que ser estanco. No debe haber corrientes de aire. Eso permite que se controle la temperatura del interior de la casa con una mínima intervención de los sistemas de climatización.

Carga calefacción (W/m2)

%

Límite permitido >25º (horas año)

Consumo Calefacción (kW/m2/año)

Consumo anual (kw/m2)

Una ‘Passivhaus’ no es un diseño arquitectónico, ni una marca registrada, sino una serie de normas energéticas abiertas que se pueden aplicar a cualquier construcción.

Una casa pasiva consigue reducir el gasto de energía total hasta un 75% y en calefacción/refrigeración hasta un 90%.

El aislamiento térmico de suelo, muro y techo, contínuo, sin interrupciones y calculado es otra de sus características. Así como el sistema de ventilación de recuperación de calor.

El llevar a cabo un proyecto Passivhaus requiere de una estrategia diferente. Es muy conveniente contar con un profesional que trabaje con el proyectista desde un principio con el fin de encontrar una solución óptima al diseño en la fase inicial y así evitar costes no anticipados en las fases posteriores. Es también muy recomendable contar con un profesional experimentado y acreditado como proyectista Passive House para garantizar al máximo la correcta entrada de datos en la simulación energética con el PHPP (enlace a la web oficial del PHI – PHPP). Asi mismo, es aconsejable contar con los servicios en obra de un técnico con formación en ese estándar de construcción para evitar acciones indeseables en obra que pongan de entredicho la correcta ejecución y funcionamiento final de la vivienda. En nuestra trayectoria profesional, hemos sido testigos de proyectos Passivhaus en su fase de diseño, pero que debido a una incorrecta interpretación y conocimiento en obra, dichas viviendas no cumplían con el estándar y su confort y eficiencia se vieron drásticamente reducidas con la consiguiente insatisfacción del usuario final. Por este motivo, también aconsejamos una pequeña inversión adicional y demandar la certificación oficial como edificio Passivhaus (link a la web oficial de edificios certificados). Zelab te puede ayudar con este prestigioso sello que además dará un valor adicional a tu vivienda. Contacta con nosotros (link a contacto).

Un edificio pasivo se ajusta al consumo con el que se diseña

Si estas envuelto en un proyecto Passivhaus y no quieres sorpresas desagradables como resultado final, Zero Energy Lab te puede ayudar con estos servicios específicos:

  • Gestión integral ade proyectos pasivos – Project Managers
  • Estudio básico y de detalle Passivhaus, incluyendo PHPP y estudio de puentes térmicos, asoleamiento, ganancias internas, etc..
  • Formación acreditada en Passivhaus
  • Diseño e instalación de sistemas de ventilación y ACS
  • Detalles constructivos y de  ejecución.
  • Expertos en consecución de edificios muy herméticos.
  • Suministro de productos y componentes óptimos y asequibles para edificios pasivos
  • Certificación de proyectos Passivhaus a través de nuestro colaborador acreditado.

Zero Energy Lab es miembro de la Asociación Internacional PassivHaus, Enerphit y el hueco verde